investigación educativa

Entender la evaluación como un proceso de investigación

Ideas evaluación, Ideas principales

Evaluar es investigar:

Una gran dificultad que aparece desde el principio con la evaluación tradicional, es que hay actividades que sirven de manera directa y otras que sirven de manera indirecta, o simplemente, no sirven, para obtener buenos resultados en un curso. Como todo está centrado en los resultados, en desmedro del proceso, se enseña a los estudiantes, desde que son pequeños, que las actividades que tienen importancia, son aquellas que “llevan nota” y ponderan en mayor medida con la nota final de un curso. En parte, gracias a esta dicotomía entre evaluación y aprendizaje, hemos creado un sistema educativo artificial, profundamente ineficaz y, lo peor de todo, que trata de corregir los problemas evidentes que tiene para funcionar, acentuando aún más esta separación.

Para subsanar esta dicotomía es posible y altamente provechoso entender la evaluación, más que como un mecanismo para emitir juicios y premiar o castigar, como parte de un proceso de investigación que permite recoger, analizar y sistematizar información para tomar buenas decisiones, principalmente, en torno al aprendizaje de los estudiantes. En el fondo, el profesor es un investigador: su objeto de estudio es el saber y el aprendizaje de los estudiantes y, en particular, de cada estudiante. Así mismo, los estudiantes son investigadores de su propio aprendizaje. Los procedimientos para evaluar serán equivalentes, por lo tanto, a los procedimientos que se utilizan para investigar: recoger información relevante, describirla, analizarla e interpretarla, en función de objetivos de aprendizaje.