descripciones verbales

Uso de instrumentos de evaluación basados en descripciones

Ideas evaluación

Instrumentos basados en descripciones:

Vivimos en el lenguaje, en un mundo donde los fenómenos son nombrados, pensados, sentidos y comunicados, a través del lenguaje. Por tanto, reflexionamos, también, a través del uso del lenguaje, y mediante la reflexión somos capaces, tanto de prestar atención al sentido y al significado que estamos atribuyendo a las cosas, como de modificar y perfeccionar este sentido y este significado.

Los mecanismos e instrumentos que se utilizan para evaluar en educación y que están basados en la observación y en la descripción, se encuentran afectados y menoscabados por la influencia de la “objetividad sin paréntesis” (Maturana, 2001), que todavía predomina en las concepciones pedagógicas que ordenan nuestros sistemas de enseñanza. Se dice, por ejemplo, que la evaluación que se realiza mediante pruebas de preguntas cerradas es “objetiva”, mientras la observación y descripción del comportamiento en los estudiantes es subjetiva y que, por lo tanto, es menos confiable. ¿Por qué? ¿Acaso la selección de temas y de preguntas en una prueba es un acontecimiento natural que no se relaciona con determinadas elecciones y decisiones que asumen uno o varios sujetos?.

En la actualidad, se manejan diversos instrumentos o mecanismos que permiten recoger la observación y la interpretación de fenómenos que ocurren en el proceso de enseñanza-aprendizaje, principalmente, destinados a que docente obtenga y elabore información, en torno a la conducta del estudiante: registro anecdótico, registro descriptivo (de aprendizajes), registro etnográfico, etc.

Las observaciones y descripciones que se llevan a cabo con una finalidad evaluativa en educación, no sólo pueden constituir una valiosa herramienta para el profesor, sino también para el estudiante, y no sólo deben estar circunscritas a recoger información de la conducta del alumno, sino que pueden estar orientadas a evaluar su saber y su aprendizaje, en términos generales, y todos aquellos elementos y factores que determinan este aprendizaje: la actividad del docente, los objetivos, la metodología que se utiliza, los recursos que están disponibles y la evaluación que se decide implementar.

En cuanto al procedimiento para llevar a cabo la evaluación mediante la descripción verbal, se recomienda separar aquello que se describe, de aquello que se interpreta. Las descripciones conviene realizarlas en el momento en que se observa, mientras el análisis, la interpretación y la opinión en torno a lo observado puede realizarse de manera posterior, sin dejar que pase mucho tiempo para evitar el olvido de detalles importantes.

Si entendemos la aplicación de una evaluación basada en descripciones verbales, como parte de un riguroso proceso de investigación que nos permite recoger información en torno al saber y al aprendizaje de nuestros estudiantes, en lugar de verlo como un mecanismo subjetivo que simplemente complementa las calificaciones que se obtienen en un curso mediante la utilización de pruebas, necesitaremos desarrollar un procedimiento integral que nos permita obtener información de diferentes maneras, en diferentes momentos y a través de distintos actores. Desde esta perspectiva, es recomendable la construcción paulatina de memorias, portafolios o cuadernos de registros, por parte del profesor y de los estudiantes, los cuales pueden contener observaciones, reflexiones, entrevistas, evidencias de trabajo, etc. Mientras se lleva a cabo el proceso, estos registros ayudarán a comprender la propia acción y mejorar las formas de participación, y al final del este proceso, constituirán un valioso antecedente para evaluar el saber y el aprendizaje en el curso.